Fintech

5 de noviembre de 2021

Cuáles son las empresas fintech que transforman el panorama de inclusión financiera en LATAM

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

La irrupción de las fintech startups ha obligado a que los modelos de negocio de toda la industria bancaria tengan que acomodarse y adaptarse a las nuevas reglas de juego que son cada vez más dinámicas e inclusivas. En este sentido, Latinoamérica ha sido un epicentro de nuevas empresas ya que tiene una buena parte de la población que no está bancarizada, lo que abre una nueva demanda de productos financieros alternativos.


De este modo, estas novedosas empresas fintech vinieron no solo a cambiar el ecosistema, donde predomina la tecnología, la transparencia y la eliminación de procesos burocráticos, sino que también surgieron con el objetivo final de inclusión financiera, sobre todo en regiones como Latinoamérica donde grandes masas de personas quedan excluidas por no poseer algún producto bancario.  


Empresas como Rappi (una plataforma colombiana de delivery) y el banco Davivienda, por ejemplo, han decidido aliarse para crear un banco digital, RappiPay Davivienda. Rappi aporta su capacidad de innovación tecnológica mientras que Davivienda su experiencia bancaria brindando esquemas y protocolos de seguridad. La finalidad de RappiPay Davivienda es potenciar los pagos digitales y seguros en Colombia bajando los costos de acceso y de la transacciones, reduciendo el uso del efectivo y fortaleciendo el crecimiento de los comercios. El nuevo proyecto permitirá a las personas tener una cuenta bancaria 100% gratuita a pesar de no tener historial crediticio.


Neon es una empresa brasileña que ofrece el servicio similar al de un banco pero digital y de mucho más fácil acceso. Es decir, le permite a las personas abrir una cuenta y obtener una tarjeta de débito y crédito sin necesidad de ir a una sucursal y sin la necesidad de pagar tasas de mantenimiento ni de apertura de la cuenta. Para comenzar a operar no se necesita más que un celular y un DNI.  


Ualá, la fintech Argentina que ofrece tarjetas de prepago Mastercard nació desde sus inicios como una fintech con el objetivo de mejorar la inclusión financiera de los países en donde opera. De este modo busca cambiar las finanzas personales al ofrecer un producto innovador vinculado a una tarjeta Mastercard, de bajo costo y sin sucursales. A través del teléfono móvil las personas pueden realizar distintos tipos de transacciones, desde transferencias hasta pagar sus cuentas. No tienen costos de envío, de descarga de la app, de consumo, de renovación o de envío de dinero.


Nubank, es otro ejemplo del surgimiento de este boom de nuevas empresas que utilizan la tecnología financiera para brindar un servicio más transparente y menos burocrático para el cliente. Entre algunos de sus servicios ofrece una tarjeta de crédito gratuita, administrada desde una app y una cuenta digital libre de impuestos. Esta reducción en costos para el cliente, permite que sus productos se vuelvan más accesibles a las personas que no tienen tantos recursos para mantener una cuenta.


En el campo de los préstamos personales el surgimiento de empresas fintech, como es el caso de credolab, ha democratizado el acceso al crédito permitiendo mejorar la inclusión financiera, sobre todo en países donde una gran parte de la población no tiene un buen historial crediticio. Credolab utiliza robustos sistemas de recopilación de datos, que mediante el uso de inteligencia artificial, permiten crear perfiles crediticios mucho más confiables y mejorar el score de crédito de personas antes excluidas. La precisión con la trabajan los algoritmos les permite a las empresas incluir nuevas personas a sus portafolios, por más que no hayan estado dentro del sistema bancario, sin incurrir en un mayor riesgo para las empresas de préstamos.


En resumen, los nuevos competidores del mercado y el incremento en su capacidad tecnológica ha obligado a toda la industria a reinventarse y a pensar en la innovación como un ejercicio constante. Asimismo, ha hecho que las empresas busquen nuevos nichos de mercado, antes impensados, obligándolos a eliminar todas las barreras que impedía que una persona pueda acceder a un producto financiero como los costos de mantenimiento, los procesos largos y burocráticos o la necesidad de tener un historial crediticio de calidad.